Reflexiono sobre la importancia del verdadero coaching, el

ENTRENAMIENTO en mayúsculas.

Mi forma de comprender y de ilusionarme por mi labor como

coach, es darme cuenta que de hecho “casi todo” se puede

entrenar: La inteligencia física, mental, emocional. Me atrevo a

decir que incluso la inteligencia espiritual, la del alma: esa tambié

n.

Ante cualquier inquietud de CAMBIO realmente tienes la

necesidad de una forma u otra de afrontar un proceso de coaching,

a través del cual entrenar un “músculo”, quizás debilitado o

desconocido para ti hasta entonces.

Como coach es sumamente importe reconocer cuanto antes, el “

músculo” que debemos ayudar a entrenar, acompañando con la

máxima profesionalidad, respecto y cariño a esa persona que por

alguna razón se ha acercado a nosotros: Las personas que nos

buscan/encuentran lo hacen por que ya existe una “conexión”

invisible pero muy potente que hace de este encuentro un hecho

totalmente “causal”.

Cuando alguien de una forma más o menos directa me pide

ayuda, guía, apoyo, siempre absolutamente siempre CONFÍO en

que todo va a ir bien.

No podría acompañar a ninguno/a de mis coachees si yo misma

no estuviese totalmente COMPROMETIDA con mi propio

proceso continuo de CAMBIO Y MEJORA, el cual afronto desde

el corazón y entreno de la mejor manera que he aprendido a

hacerlo: VIVIENDO INTENSAMENTE día a día AQUÍ Y

AHORA: ese es mi banco de ensayo y mi mejor gimnasio….para

cualquier “músculo”.

Feliz inicio de semana:-))

Alguno de mis “momentazos” más recientes: Hago los deberes 😉