¡Sorpresa! ¿Cómo dar a los clientes lo que no estaban esperando?
¿Qué buscan los consumidores? Que los tengan en cuenta, los atraigan, los mimen, los incentiven y los sorprendan. Como empresa hay que escuchar lo que quieren y adelantarse a lo que van a querer. ¿Cómo lograrlo?
A veces da la sensación de que los tiempos y las personas cambian, la tecnología avanza y, sin embargo, las marcas siguen hablando el mismo idioma. Se quedan en el tiempo.
Por suerte, las nuevas generaciones de empresarios y directivos de compañías son personas vinculadas de alguna forma al diseño, amantes de lo estético. Si recorremos los Apple Store de París, Londres o New York, podemos darnos cuenta de que el diseño ya no es un nicho sólo para diseñadores. Si no, ¿cómo se explica que haya un Apple Store 4 pisos en pleno Covent Garden?
Esta nueva generación de directivos conoce la importancia del diseño en la estrategia de venta de cualquier producto o servicio. Pero, ojo, si tomamos al diseño sólo como la vestimenta gráfica que acompaña al producto, no estamos viendo la oportunidad que tenemos adelante. Ellos lo saben.

Hay que dejar que la agencia de Branding o diseño piense más allá de lo que a la empresa le gusta, el diseño no es lo que el cliente está esperando ver, es todo lo contrario.
Hoy en día hay cada vez más marcas que deciden asociarse con gente que piensa distinto, que propone cambios y novedades. Por ejemplo, Gola London hizo una edición especial con otro diseñador, con el japonés TADO y eso le proporcionó una espectacular dinámica a su marca clásica. Puma también hace ediciones especiales con grandes diseñadores.
Por eso, es importante confiar en los equipos que se arman y dejar que la agencia de Branding o diseño vaya más allá de lo esperado. El gerente será el actor fundamental en todo proceso de Branding ya que es el que tiene la idea de negocio y el que convoca y forma al equipo. Pero él simplemente debe brindar los lineamientos y abrir la cabeza para escuchar todas las propuestas y también dejarse sorprender.