La noche de San Juan me conecta con los momentos de CAMBIO más mágicos del año: Renacimientos a mi alrededor.

Una nueva estación recién nacida.

El solsticio de verano (“Sol quieto en latín”) , luz de luna, luz de sol, prolongándose cada uno en su máxima expresión.

Tener la fortuna de haber nacido en este transformador mes del año, me permite sentirme cada año, sean cuales sean mis circunstancias, INTENSAMENTE VIVA, e íntimamente conectada al mejor ejemplo de cambio constante: LA VIDA.

¡¡¡Feliz noche de San Juan a tod@s!!!